archivo

Archivos Mensuales: enero 2012

A menudo, leemos cosas que rozan la tomadura de pelo.

A menudo, vemos como éstas generan comentarios, reacciones, opiniones…

A menudo, la voz del pueblo se extiende y crece el recelo entre los que formamos parte de la rasa sociedad.

A menudo, los que cohabitan otra esfera, aquellos que deciden, quienes mandan, disponen y gobiernan, hacen oídos sordos.

A menudo, no entendemos.

A menudo, no nos entienden.

“Aménudo”…

Leemos estos días que la Iglesia cristiana recibirá 13 millones de euros al mes hasta finales de 2013. En total, 156 millones de euros; además del mantenerse exenta de tributar los Bienes Inmuebles.

Vemos como la noticia corre en las redes sociales, informativos, periódicos.

Pocos comprendemos los recortes en lo más esencial frente a la servitud hacia algunas instituciones. Muchos no aprobamos este trozo del pastel.

Cuesta asimilar ciertos despropósitos mientras nos toca luchar contra la recesión, el decrecimiento y una crisis eterna.

Que nos lo expliquen, si pueden. Que lo argumenten. Mientras, nos tocará rezar para no caer enfermos.

Anuncios

 Después del 1 va el 2. Hoy toca, ahora ya sí, tomar las riendas de un nuevo año. Cambiar de agenda, de calendario. Tomarse un café… Otro… Mientras espero que se produzca un CAMBIO en mayúsculas.

Y pasa. Pasa que suben los peajes, el billete de tren, el de metro, el paro, el déficit, los impuestos. Suben las horas de trabajo de los funcionarios (que no los sueldos) y suben generosamente las pensiones hasta… un 1%!!!

Pero en la Bolsa también hay valores estables. Como decía, se congelan los sueldos de los empleados públicos. Se mantiene el IVA al 4% por la compra de vivienda nueva (afortunados los que pueden) y se prorrogan los 400 euros a los parados que hayan acabado con la prestación por desempleo (sigo a la expectativa de la Reforma Laboral).

Viendo lo visto, el eufemismo de “crecimiento negativo” cobra fuerza. Parece que las “medidas extraordinarias” del nuevo Gobierno son extraordinariamente negativas. Y, ahora que lo leo así, en lugar de los dos adjetivos, se hubieran podido quedar con los sustantivos y proponer medidas de crecimiento.

Buen año 2012 a todo@s.